domingo, 21 de junio de 2009

Al menos 10 muertos en protestas en Irán y la tensión crece con Occidente

 

hace 59 mins

AFP Por Pierre Celerier

El movimiento de protesta iraní podría ganar de nuevo las calles este domingo, tras las violentas manifestaciones de la víspera en Teherán que dejaron al menos 10 muertos, al tiempo que crecían las tensiones diplomáticas con los países occidentales, en particular Gran Bretaña. Seguir leyendo el artículo

FOTO Y VÍDEO RELACIONADO

Simpatizantes de Mir Hosen Musavi arrojando piedras a la policía en Teherán el sábado.Ampliar fotografía

NOTICIAS RELACIONADAS

Foro: Irán

El propio presidente del país, Mahmud Ahmadinejad, pidió a Estados Unidos y a Gran Bretaña que cesasen sus "injerencias" en los asuntos interiores de la República Islámica. Y el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Manuchehr Mottaki, volvió a arremeter contra Londres, acusando al Gobierno británico de hacer "complot contra la elección presidencial desde hace dos años".

Gran Bretaña negó haber manipulado a los manifestantes. Pero de todos modos, el corresponsal de la BBC en Teherán recibió la orden de las autoridades iraníes de abandonar el país en 24 horas, por haber "apoyado a los agitadores".

Y el Ministerio de Cultura iraní amenazó a los medios de comunicación británicos con "más medidas severas" si "se siguen interfiriendo en los asuntos internos" del país.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó a un recuento de los votos y pidió a las autoridades de Teherán que renuncien a la violencia contra los manifestantes. Roma dijo estar "afligida por las pérdidas de vidas humanas".

El canal por satélite en inglés de la televisión pública iraní Press-TV informó de que trece personas habían muerto en enfrentamientos entre policías y "terroristas" el sábado en Teherán.

Por su parte, la televisión estatal indicó que fueron diez los muertos y que más de cien personas resultaron heridas, aunque no citó fuentes.

Durante la mañana, la paz reinaba en las calles del centro de Teherán, constató AFP, como ya había ocurrido la víspera antes de que los manifestantes, que protestan contra la legalidad de la reelección del presidente Mahmud Ahamdinejad, fueran brutalmente reprimidos por las fuerzas del orden, según testigos.

Un participante en las protestas dijo a AFP este domingo que los manifestantes planeaban reagruparse en varios puntos de la capital a mediados de la tarde.

El enfrentemiento con las fuerzas del orden -mezcla de policía antidisturbios, milicianos islamistas 'basij' y grupos no identificados, a menudo en motos- fue particularmente brutal en la avenida Azadi, en el centro de Teherán, según testigos.

Varios miles de manifestantes se enfrentaron a los cañones de agua, a las cargas con porras, a los gases lacrimógenos y a los disparos con balas reales, según los testigos, de los cuales uno dijo a AFP haber visto al menos un herido por bala en la espalda y escuchado numerosos disparos.

El jefe adjunto de la policía iraní, Ahmad Reza Radan, aseguró a la televisión que "según las consignas, las fuerzas del orden no utilizaron ningún arma de fuego para dispersar a los agitadores". Señaló como los causantes de las muertes a los "delincuentes y agentes de la OMPI (la Organización de los Muyaidines del Pueblo Iraní) infiltrados" entre los manifestantes.

Según la agencia oficial IRNA, el Ministerio iraní de los Servicios Secretos detuvo a miembros de este grupo de oposición en el exilio.

La prensa extranjera tiene prohibido cubrir los acontecimientos desde el lugar en el que suceden y debe recurrir a testigos.

La manifestación del sábado fue un claro desafío al guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, el hombre de mayor poder en Irán, que el viernes había advertido de que "no cedería a la calle".

También lo fue la crítica sin precedentes que hizo Mir Hosein Musavi, conservador moderado derrotado en una elección presidencial cuyo resultado impugna, contra Jamenei, en una carta dirigida ayer al "noble pueblo iraní".

Musavi acusó al guía, sin nombrarlo, de poner en peligro el carácter republicano de la República Islámica al validar en su gran discurso del viernes la reelección de Ahmadinejad. El mensaje, disponible en el sitio en internet del diario de Musavi, invita también a continuar con las manifestaciones pacíficas y sigue reclamando la anulación de la elección.

-o-

En verdad no me esperaba tanta desobediencia a las palabras del ayatolá Jamenei, no de contención, sino totalmente incriminatorias en contra de la supuesta votación fraudulenta y del hecho innegable de que la reacción popular se va por encima de toda lucha intestina del chiismo y su poder político. 

Como cualquier otro totalitarismo, siempre la culpa cae en agitaciones de agentes externos. Los dos grandes enemigos de la nación iraní, el Reino Unido y los Estados Unidos, vuelven a ser acusados de "injerencias" cuando parece que la verdad de esta manifestación de inconformidad es puramente interna.  Que existan referencias históricas a la responsabilidad (y culpabilidad) de estos dos imperios en la formación de la nación, no exime a los que actualmente son responsables directos de las causas que han motivado la explosión popular.

El programa "La Noche Temática" de anoche, en TVE2, estuvo dedicado a Irán con un muy interesante repaso de su historia.

Curiosamente, cuando llegué a España coincidí con los meses en que los iraníes huían a consecuencia de la revolución de los ayatolás, y hubimos de compartir las comidas del "comedor para refugiados" de la calle de Canarias  --aunque yo nunca pedí asilo político--, las laticas de atún Calvo y los yogures Danone, las cartillas de beneficencia del ACNUR y sus roperos.  Justo comenzaba la primera magistratura de Felipe González, y por entonces la concesión del status de asilado se trataba con mucha más flexibilidad y (posible) equidad que con los gobiernos de Aznar y de Zapatero, pésele a quien le pese.

David Lago