jueves, 16 de abril de 2009

LA REVOLUCIÓN FASCISTA y EL EXILIO REACCIONARIO (I)

.

 

.

EL EXILIO REACCIONARIO

El País.

 

EL EXILIO DIVIDIDO

La Vanguardia.

 

LO ÚNICO VERDADERAMENTE REACCIONARIO, profundamente y desde sus mismos inicios, a pesar de todos los tintes "románticos" que quieran darle quienes ayudaron a construir ese monstruo, lo representaron, lo defendieron sabrá Dios y sus conciencias en qué medida y a qué precio (de otros), vivieron a sus expensas, lo negaron y huyeron --esos son los ÚNICOS que han realmente han huido--, y quienes tienen o mantienen miras de futuro personal en la consecución de una transformación, ES LA REVOLUCIÓN CUBANA.

El comentario de los extranjeros  --o sea, los pobres desgraciados que no tuvieron la suerte infinita e incomparable de haber nacido en esa isla que desde su mismo descubrimiento fue un error (no era lo que se buscaba)-- adolece por lo general de cualquier cosa que no sea una ausente precisión, lo cual es absolutamente lógico si se tiene en cuenta que los que hemos vivido el tiempo mínimo considerable en aquel cataclismo, a veces dudamos de que hayamos vivido y otras muchas veces no sabemos explicar, "con precisión", lo que sucedió, sucede y puede que suceda, de modo que qué va a quedar para los demás, cuando, por añadidura, no suelen ser imparciales por muy justos que se consideren porque es posible que unos mismos valores no ocupen una misma posición para estos turistas-periodistas (¿son independientes?) que para los aborígenes.  De ahí que puedan considerar "reaccionario", inmovilista, radical, obsoleto y otros muchos adjetivos que pueden parecer simplemente calificativos pero que siempre, por lo general, están pensados de forma peyorativa, a toda esa franja de cubanos que salieron en los años 60.  Quien escribe "estas boberías de la mente" (como las llamaba mi madre) no tiene nada en común con los Batista, los Loret de Mola y no sé cuánto, los Díaz-Balart, los Espín, los Más Canosa, los Zayas Bazán y Blablablá de la Blablabá y todos esos pomposos apellidos camagüeyanos que se arrastran desde la época de las guerras de independencia.  Tampoco tengo nada que ver con Alpha 66 ni con la Brigada Noséquénúmero, ni me importa lo más mínimo la invasión de Playa Girón ni ese tipo de patriotismo --de hecho, rechazo cualquier tipo de patriotismo, tal vez por saturación "revolucionaria"--.  Entre esos que salieron hacia EE.UU. en la década de 1960 habían, hay, muchos conocidos nuestros y familiares también.  A toda esa gente anónima, así como a los menos anónimos como a los totalmente conocidos, hay que agradecerles siempre que el Miami (sobre todo) que hoy disfrutan todos los que han ido después --muchos de los cuales no se merecen vivir y trabajar, o malvivir y maltrabajar, donde lo hacen--, y los que pueden ir de paseo (los no aborígenes también), incluso los que nunca quisimos vivir en Miami, debemos a todo ese "exilio reaccionario" el estado actual de esa ciudad, los derechos (de los cubanos) de los que han hecho uso todos cuando les ha convenido y el poder político que el lobby cubano tiene, no ya en la ciudad, sino en la política del país.

To be continued...

(C) 2009 David Lago González