jueves, 21 de mayo de 2009

Bolivia ordena confiscar los bienes ligados al terrorismo

 A_o_Nuevo_Aymara_2006_81

(celebración aymara del Año Nuevo)

 

hace 1 hora 43 mins

Reuters

El Gobierno izquierdista de Bolivia aprobó el miércoles un decreto que autoriza la incautación de bienes de personas vinculadas con actividades de terrorismo o separatismo, una medida duramente criticada por la oposición regional.Seguir leyendo el artículo

El decreto, que privilegia la presunción de culpabilidad sobre la de inocencia, igual que una draconiana ley antidrogas vigente desde hace dos décadas, podría afectar a todo tipo de propiedades y empresas, incluidos medios de comunicación, según explicó el Gobierno.

El presidente Evo Morales dijo que el decreto pretende reforzar acciones tomadas tras el reciente desmantelamiento de un presunto grupo terrorista en el distrito oriental de Santa Cruz, advirtiendo que "no es posible que algunos jueces y fiscales puedan perdonar a la gente que quería dividir Bolivia".

"La unidad del país no se debate, por eso emitimos un decreto (de confiscación). Si encontramos por ahí alguna persona, algún empresario financiando estos actos separatistas, divisionistas, vamos a castigar", dijo al inaugurar un seminario internacional sobre transparencia.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo al explicar la dura medida que afectaría a "actividades, capacidades organizativas, uso de instrumentos que atenten contra la seguridad del Estado, contra los ciudadanos, contra la unidad nacional".

Se busca cortar la financiación a grupos irregulares, como uno desmantelado en abril en Santa Cruz, acusado de planear el asesinato de Morales y desatar una guerra separatista, explicó.

Según fuentes políticas, el descubrimiento de ese grupo parece haber dado a Morales - quien buscará la reelección en diciembre - la oportunidad de atacar al corazón de los oligarcas cruceños que frenan sus reformas indigenistas y socialistas.

Quintana sostuvo que el decreto apunta a "organizaciones o entidades que estuvieran involucradas en actos que amenazan potencialmente a la unidad o la seguridad del Estado, se aplica para todos aquellos involucrados directa o indirectamente".

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, explicó que la incautación se realizará por orden de un juez y a simple requerimiento de un fiscal, antes de un eventual juicio a los sospechosos.

"Si luego de celebrarse un juicio se determina sentencia condenatoria que adquiere ejecutoria, esos bienes incautados pasan a categoría de bienes confiscados y a propiedad del Estado, sin derecho a indemnización alguna", señaló.

"UNA BARBARIDAD"

El presidente del Senado, el opositor y dirigente cruceño Oscar Ortiz, denunció que el decreto tiene fines totalitarios.

"Es absurdo (...) estaríamos entrando en una etapa de oscurantismo en materia de derechos, en una etapa de terrorismo de estado, donde en el fondo lo que buscan es atemorizar a la gente para que nadie se pueda animar a hacer oposición", dijo.

La también opositora brigada parlamentaria de Santa Cruz declaró que el decreto apuntaba contra al movimiento autonomista de ese distrito bastión de la derecha, donde están casi todos los presuntos financiadores del grupo irregular desmantelado.

"Es una barbaridad, no está en el ordenamiento jurídico, ni en la Constitución, ni en las leyes (...), no hay ni siquiera acusados, pero muchos ya corren riesgo de una incautación", dijo el jefe de la brigada cruceña, Oscar Urenda.

Por su parte, el principal gremio privado de Bolivia, la Confederación de Empresarios Privados, rechazó el decreto de incautación y propuso un debate al respecto.

El decreto fue aprobado mientras paralelas investigaciones de la fiscalía y de una comisión de diputados acumulan pruebas aparentemente contundentes de la existencia de un grupo de autoridades, empresarios y activistas cívicos de Santa Cruz que apoyaron al presunto grupo separatista.

Ese grupo estaba liderado por el mercenario Eduardo Rozsa Flores, de nacionalidades boliviana, húngara y croata, quien fue abatido a balazos junto con un irlandés y un rumano-húngaro en una operación policial en la que terminaron detenidos un húngaro croata y un ex militar boliviano.

-o-

El gobierno democráticamente totalitario (o viceversa, da lo mismo) de Evo Morales se apropia de las formas en que los estados democráticos --pongamos que hablamos de España, digo yo-- luchan contra sus movimientos terroristas secesionistas y las aplica a cualquier tipo de oposición mediante un decreto que les faculta para incautarse de las propiedades y bienes y, claro está, los medios de comunicación no afines al gobierno.  Resulta que, como en Cuba, como en la España de Franco, existe allí también una variante de ley de peligrosidad que aplica, a discreción propia y por convencimiento, la culpabilidad en detrimento de la presunción de inocencia, y yo me pregunto ¿no es ésta la misma ecuación que se le adjudica al que es retenido en la cárcel de la Base Naval de Guantánamo bajo sospecha de terrorismo de primer orden?

Y hablando de terroristas, a José Rodríguez Zapatero --ya casi tan patético y poco convincente como el Camps de los trajes falleros-- le sale mal hasta Cuba, que hoy expulsa a unos agentes del CIC que querían pasar de incógnito espiando lo que hacía la colonia etarra caribeña, y los expulsa porque precisamente el gobierno español no avisó al cubano de que sus muchachos iban a espiar.  Hay que ver lo que se malogra la semántica y cómo, al igual que la libertad, sirve de parapeto para quienes hacen un uso sólo epidérmico y oportunista, o casual, del significado de las cosas.  En estas sutilezas los cubanos son expertos, tanto los del Estado como los que no saben qué estado tienen.

Mientras, Zapatero insiste en que no se debe interferir en la decisión de abortar de las menores de edad y a uno le parece que cualquier mañana de éstas decretan "realmente" la obligatoriedad del aborto, y entonces tendrán que recurrir a convocar un concurso de extranjeras ilegales.  Para colmo, Bibi pone la guinda y determina públicamente que un feto es un ser pero no un ser humano.   Ni siquiera en Cuba fueron tan lejos: creo recordar que el aborto estaba delimitado por su periodo embrionario; creo que era así, en fin, nunca llegué a tanto.

Por cierto, y por último, la semana pasada me fue dado ver en la televisión una película que considero una obra maestra.  "Children of men".  Una película que desde el año en que se filmó a la fecha ha ganado horriblemente en vigencia.  Los ilegales invaden Europa y al final de la película hay un barco que se llama Tomorrow y surge de la bruma de Venecia, pero no es suficiente.  Nada es suficiente.

(C)  David Lago González