viernes, 14 de agosto de 2009

LA INCOHERENCIA DE JUANES

.

juanes

.

 

Sabido de sobra es la fascinación que obra Fidel Castro y su (maldita) revolución de marras en actores y directores de cine, por lo general buenos y en ocasiones magníficos y excepcionales profesionales que —los que por suerte o desgracia contamos con un mínimo de sensibilidad— admiramos. Tener la facultad para poder interpretar otros personajes además del que cada cual se monte, no necesariamente implica que la persona sea extremadamente inteligente. Hace poco vi una foto en la prensa en la que se decía que Benicio del Toro había ido a recoger no sé qué otro benicio610x premio a Cuba (no sé por qué le premian tanto) y había ido acompañado de sus amigos, James Caan —¡el inolvidable Santino del Padrino I!!!— y Robert Duvall. Hay numerosos ejemplos de fascinación por parte de Hollywood. Pero ¿por qué?, ¿qué mueve esa inconsciencia? ¿Simple borinqueñismo? ¿Simple posición anti-norteamericana? ¿Simple postura anti-sistema? Y, ¿no están ya un poquito pasados de tiempo para mantener de por vida una rebeldía casi infantiloide?

Algo parecido sucede con los cantantes. Y ello me es más doloroso. Confieso —por ridículo que sea— que cada verso que he escrito es una canción que no pude componer y cantar. Generacionalmente pertenezco a la época de los cantaautores, especialmente a todos los que hablaran el idioma de Shakespeare, y por extensión y sensibilidad a los españoles y, en cuanto a los cubanos, básicamente a Silvio Rodríguez y Pablito Milanés. Sobre todo el primero fue más importante para nosotros —y en este plural pienso específicamente en Carlos Victoria— porque en el principio de sus tiempos (con canciones como “Quédate”, “En mi calle”, “Terezin”, “La vieja trova no ha muerto”, y otras canciones que no repetiría con mucha frecuencia) venía a ser como un similar (un tanto forzado, es cierto) del Bob Dylan que venerábamos, y él hacía lo que nosotros no podíamos hacer: cantar. Nuestro amor, en realidad, fue siempre un “one-sided love affair.” Desde el primer Festival de la Canción de Varadero, adonde Carlos voló en su mágico tren lechero, contraviniendo todas las rígidas normas de acceso, siendo detenido y expulsado y vuelto a regresar a las paradisíacas arenas blancas, hoy paraíso de la derecha y la izquierda española que para gozar bien les importa igual lo que se cueza por debajo de la “gostosura”, para a través de unas adelfas gigantes ver a Mike Kennedy cantando Black is Black y a Teddy Bautista y sus Canarios —hoy reluciente presidente comunista de la SGAE y claro ejecutor de desmanes manifiestos— entonando “For your love”, hasta los más de 150 pesos que me gasté en teléfono pretendiendo que un amigo hippie de parentescos poderosos me consiguiera en vano entrada al concierto de Kris Kristofferson, Stephen Stills y otros. (Para este concierto, un amigo de Camagüey me dijo que él se iba por libre a intentar entrar y si quería ir con él; yo le dije que seguramente era un viaje perdido; al final mi amigo logró entrar fácilmente y sin pagar.) Lamentablemente hay otros muchos casos. Recientemente un amigo de Miami me comentaba CarlySimond34be9d9 de Carly Simon cantándole “You’ve got a friend” a Fidel Castro, tomando entre las suyas una manita asquerosa y manicureada de El Asco Ese. También creo que Gladys Knight ha manifestado sus simpatías. Y, en fin, tantos y tantos otros que admiro.

¿Por qué lo hacen? ¿Es sólo por mantener el hechizo del izquierdismo? ¿O es que, como cuando Jesús Díaz —no sería él directamente pero dirigía ese cotarro— proveía de buena mariguana gratis a los voluntarios de la Brigada Venceremos, ahora Raúl Castro o Abel Prieto son los generosos dealers que ponen a disposición del arte cantado nevadas montañas polvorosas?

Pero ¿se aplica esto a Juanes, siendo él mismo colombiano? Ya sabemos que una cosa son las campañas anti-droga y otra cosa la realidad. Puede que también una cosa sea las campañas anti-FARC y otra cosa la realidad. Desgraciadamente es tan fácil y tan común tener dos caras... ¿Cómo se entiende que Juanes vaya a repetir su concierto por la paz y contra el terrorismo (teniendo en su propio país el terrorismo de los grupos guerrilleros) a un país cuyo gobierno dictatorial durante 50 años no ha hecho más que potenciar una guerra sorda y sutil entre cubanos, un gobierno que estuvo dispuesto a cargarse al mundo entero durante la Crisis de los Misiles, y el gobierno de un hombre totalmente monstruoso y por encima de toda categoría raquítica de dictadorcillo que, no sólo apoya la violencia en que vive su país Colombia, sino que fue el gran creador, instigador, ideólogo y ejecutor de todos los grupúsculos violentos centro y sudamericanos, y padre indiscutible del instante sostenido de felicidad absoluta que hoy recorre esos países en medio de la chabacanería más ramplona y una apariencia monstruosa de hora infantiloide de justicia popular.

© 2009 David Lago González

Etiquetas de Technorati: ,,

5 comentarios:

Willi Trapiche dijo...

creo que fue Carol King la del numerito , desgraciadamente una de mis preferidas , si no tendre que sumar a Carly a la lista de mi autocensura

JOSÁN CABALLERO dijo...

Excelente David, ya hice dos intervenciones sobre el tema en mi Blog, pero con este, me quito el sombrero, amigo. Muy especial y expresivo, te felicito, socio. Así es como se hace, no hay que darles tregua, contra el plomo chovinista, el plomo literario. Te invito a mi Blog, colega. Recuerda que de un PROHIBIDO nacen mil COHIBIDOS. Como Errar es de Cubanos, al fin, estamos siendo HUMANOS para el mundo, pero no olvides la letra de JUANES, que ahí lo dice todo, digo, con respecto a la incoherencia que hablas y a sus SECRETAS intenciones: Yo tengo la Camisa Negra, porque Negra tengo el Alma..., y además "te digo con disimulo, que tengo la camisa negra, y debajo tengo el difunto"... Claro que el difunto es Fidel Castro, una pena que lleva muy honda el colombiano, hace ya tiempo, pues: "Tengo la camisa negra, hoy mi amor está de luto. Hoy tengo en el alma una pena, y es por culpa de tu embrujo"... Ves, amigo, nunca lo ha podido negar, entonces, para qué tanto "disimulo",que lo diga y ya...Un abrazo y saludos, Josán Caballero.

Anónimo dijo...

Nunca olvidare de una encuesta que revela que 65% de los colombianos tienen una opinion favorable de Fidel Castro, el mismo FC que participo en el Bogatazo del 48; el mismo FC que suministra atencion medica a los lideres de las FARC y una educacion gratuita a los hijos de esos asesinos, el mismo pais cuyo presidente Alvaro Uribe se proclama amigo de Fidel Castro, se que tienes amigos colombianos y se que hay muchisimas excepciones pero no se puede negar lo obvio. Saludos, CS.

Esperanza E serrano dijo...

Mi buen David, hacía días que no pasaba por aquí, muy bueno tu post.
Pero creo que en esta ocasión no estoy del todo en sintonía con la mayoría que se ha expresado en contra de Juanes y su concierto en Cuba.
No creo que el propósito de Juanes sea cantarle a la dictadura castrista, sino todo lo contrario. Juanes quiere un acercamiento al pueblo cubano que lo admira de la misma forma en que nosotros admirabamos a otros artistas extranjeros cuando eramos jovenes,viviamos allá, y deseabamos, con todo el corazón, tener la oportunidad de verlos actuar en vivo y en directo en algun escenario, abierto o cerrado en nuestro propio país, ya que ni siquiera podíamos aspirar a viajar al extranjero libremente a conocerlos.
Tu anecdota del Festival de Varadero es una prueba de ello. Muchos amigos míos de aquella época hicieron locuras para asistir a los espectaculos. Algunos se encaramaban hasta en las torres de audio y de luces, exponiendo la vida.
Los fanaticos de Juanes en Cuba estan alegres y estoy segura que haran cualquier cosa por verlo.
Silvio y Amaury son magnates de la musica en Cuba, amigos personales del ministro de cultura Abel Prieto. Ellos fueron designados para acompañar a Juanes con el proposito de controlarlo y a la vez para contrarestar los efectos del concierto de Juanes, ya que a ninguno se le ocurrió antes hacer un espectaculo de esa envergadura en la plaza Monumento José Martí.

Un abrazo, Espe.

David Lago González dijo...

GRACIAS a todos por la visita.

Willi, si es Carole King peor que peor, pero qué se va a hacer. A ese paso terminaría no oyendo nada de música ni viendo ningún cine.

Josán, yo no le he puesto asunto a la letra de la camisa negra, pero pensar que eso tiene que ver con Fidel Castro me parece un poco "fueeeerte" (al decir de cualquier loca de Chueca). Prefiero pensar que usa la camisa negra porque está de luto por haber perdido el amor y que "el difunto" que tiene debajo es simplemente el corazón.

CS, tienes toda la razón: la política es un asco, mucho más que otras asquerocidades. Pero uno tiene sus limitaciones and it's just a post; simplemente quería referirme a lo que a todas luces es incoherente y de cierta forma a ese karma o esa tara que arrastramos los cubanos cuando nos gusta gente que por una posición política encontrada deberíamos aborrecer.

Espe, no sé si la ingenuidad de Juánes llegue a tanto. Si su deseo fuera simplemente cantarle a sus fans cubanos, no tendría por qué buscar otras justificaciones más vinculantes políticamente. De cualquier forma, la ingenuidad es mucho más dañina que la maldad manifiesta porque no hay manera de luchar contra ella.